Una ocasión especial

Mi amigo abrió el cajón de la mesita de noche de su mujer y sacó un paquetito envuelto en un papel blanco.

– “Éste”, dijo, “no es un simple paquete, es ropa interior.”

Tiró el papel y observó la preciosa seda del conjunto.

– “Lo compró la primera vez que fuimos a New York, hace 8 ó 9 años… nunca lo usó.”

– “Lo guardaba para una ocasión especial. Bien. Creo que ésta es la ocasión adecuada.”

Se acercó a la cama, y apoyó el conjunto al lado de la ropa que llevaría a la funeraria: su mujer acababa de morir.

Se giró hacia mí y me dijo:

– “Nunca guardes nada para una ocasión especial; cada día que vives, es una ocasión especial”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s